DestacadosPolíticaNi cárceles, ni balas, ni muros para atender problema migratorio: Layda

admin11/03/2016

10lay https://www.youtube.com/watch?v=Hl8D64_78OQ La senadora Sansores San Román llama a atender la migración de una manera sensible y humana, con voluntad política. CIUDAD DE MEXICO, D.F. 10 de marzo.- La senadora Layda Sansores San  Román señaló que la Secretaría de Educación Pública (SEP) debe difundir su modelo integral de inclusión educativa para los hijos de jornaleros agrícolas migrantes, e insistió que no será con cárceles, ni con balas, ni con muros, sino de una manera sensible y humana, con voluntad política, como hay que atender el problema migratorio en el país. Al hablar sobre un dictamen de la Comisión de Asuntos Migratorios, Sansores San Román manifestó que se votó en sentido negativo, porque en la Comisión de Asuntos Migratorios se consideró que era excluyente, que estaba acotada la atención que debería de darse a todos los niños migrantes. “La propuesta se refería únicamente a que la Secretaría de Educación Pública, diseñara, implementara y ejecutara un modelo integral de inclusión educativa para los hijos de jornaleros agrícolas migrantes.  Y la discusión se dio en base y bueno qué pasa con los hijos de trabajadoras domésticas, por ejemplo”, expresó. “Pero también tiene razón aquí mi compañera Angélica, y por lo que he escuchado de mis compañeras, que tienen una visión más amplia, creemos que nosotros no podemos aceptar que por cuestiones de recursos, de dinero, poniendo por encima el billete sobre los derechos superiores de los niños, lleguemos a estas conclusiones. Y que hay también algunas incongruencias, como señaló Angélica”, indicó. “Por un lado nos dicen: “No hay dinero”.  Pero por el otro lado nos dicen: “Hay un programa que ya está establecido por la Secretaría de Educación Pública. Que buscándolo, como dijo mi compañera Mariana, este programa se llama “Educación Básica para Niños y Niñas de Familiares Jornaleros Agrícolas Migrantes”, el Pronim.  Pero resulta que el Pronim, vas a la página de la SEP y no aparece”, apuntó. La legisladora federal señaló que la Secretaría de Educación Pública debe informar a los senadores, por lo que se envió una carta sobre “cuál es el impacto de este programa, si es que existe, o nada más nos están engañando. ¿En qué estados se aplica?  ¿De qué manera? ¿A cuántos niños se ha atendido?”. “Y por el otro lado, creo que tendríamos que considerar de una manera más amplia el tema del niño migrante, de una vez en un dictamen que puede ser muy importante, porque uno es los hijos de los trabajadores que ya están aquí.  Y otra ¿Qué pasa con los niños migrantes que no vienen acompañados?”, cuestionó. “Por el recorrido que hicimos aquí con el compañero Zoé, con Mariana, con la compañera Ana Guevara, pues resulta que los niños están en calidad de prisioneros en las estaciones migrantes, y eso no se dice”, denunció. “Cuando uno ve que hay 700 mil millones de pesos destinados a la protección de niños y adolescentes de manera trasversal, uno no puede aducir que no hay dinero.  Si no hay dinero en el Instituto Nacional de Migración, que no puede decir eso, pero que además si lo  hubiera no es él el quien tiene que darles la protección, sino es el DIF, entonces lo que está faltando es coordinación”, agregó. “Y nosotros apelamos a la presidenta del DIF, a la señora Angélica Rivera, para que se coordine con el Instituto Nacional de Migración, con la Secretaría de Educación Pública y ver de qué manera se va a atender a estos niños, que verdaderamente es lamentable que a su corta edad estén en el limbo jurídico”, abundó. Para terminar, Layda Sansores hizo una propuesta, pidiendo una moción suspensiva para que este dictamen se regresara a la Comisión, dado que tanto la senadora Angélica, la senadora Ana Guevara y personalmente, somos parte de esta comisión y creo que tendría que ser el fruto de un gran consenso. “Dinero hay, falta voluntad política, y creo que es muy urgente hacerlo”, asentó. “Yo nada más termino diciéndoles que en una de las estaciones migratorias le preguntaba a un joven de 16 años, que qué iba a hacer cuando regresara a su país, después de tantos días de estar prisionero y de todo el drama que había vivido.  “Llegando a mi país, me dijo, inmediatamente me regreso”, finalizó.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Síguenos