Peña desatendió ductos y robo de combustible se disparó en 2016

In Nacional
Ni una más

Como muestra del desorden administrativo y operativo de la transición de la industria petrolera y los recortes presupuestales, Pemex carece de información confiable del volumen de combustible perdido por las 6,537 tomas clandestinas del año pasado, y del monto económico que representa.

Por Daniel Sánchez

CIUDAD DE MEXICO, 15 de julio del 2017.- En medio de un desorden administrativo y operativo ha transcurrido la transición en la industria petrolera mexicana, como lo demuestra la revisión de desempeño realizada por la Auditoría Superior de la Federación (ASF) a la distribución y comercialización de gasolinas, que realizaba la subsidiaria Pemex Refinación y ahora realiza Pemex Logística.

Así, en el sexenio del priísta Enrique Peña Nieto se cuadriplicó el número de tomas clandestinas en ductos que transportan gasolinas y diésel, utilizadas para el robo de combustible, de mil 620 en el año 2012 a seis mil 537 en el año 2016, con un costo de reparación de las tuberías por mil 767 millones de pesos el último año. Sin embargo, la empresa careció de información confiable sobre el volumen de combustible perdido y el monto económico que representó.

“La Gerencia de Gestión Técnica de Salvaguardia Estratégica, adscrita a la Subdirección de Salvaguardia Estratégica de Pemex Corporativo, señaló, sin proporcionar la evidencia, que esto (el incremento de tomas clandestinas) se debió a que se cancelaron programas y proyectos de seguridad por falta de ajustes presupuestales; los recursos humanos, materiales y financieros para combatir estratégica y frontalmente el robo de combustibles fueron insuficientes; y se presume la existencia de algunos trabajadores de Pemex y autoridades de los tres órdenes de gobierno que participan en el mercado ilícito de combustibles, lo que genera pérdidas y pone en riesgo a las instalaciones productivas, a la población y al medio ambiente”, reveló la ASF.

Citó, además, que “en el periodo 2011 a 2014, cuando el responsable de las actividades era Pemex Refinación, el presupuesto total de recursos fiscales para las actividades de transporte y almacenamiento de petrolíferos aumentó 34.8 por ciento, el de inversión creció en 158.8 por ciento y el gasto corriente disminuyó en 5.0 por ciento; mientras que en 2015 y 2016, responsabilidad de Pemex Logística, el gasto de inversión se redujo 47.4 por ciento, en tanto que el gasto corriente decreció 42.8 por ciento”.

El organismo fiscalizador federal “constató que, en 2016, se detectaron seis mil 537 tomas clandestinas, de las cuales el 57 por ciento se ubicó en los sectores de Salamanca, con mil 938 tomas (29.6 por ciento), y Mendoza con mil 791 tomas clandestinas (27.4 por ciento)”.

“Se verificó que, en ese año, la empresa careció de información confiable sobre el volumen de combustibles perdido, así como del monto económico que representó. Al respecto, la Gerencia de Medición, Calidad y Balances de la Subdirección Comercial de Pemex Logística señaló que, conforme a su Estatuto Orgánico, no tiene dentro de sus funciones generar un análisis y cuantificación volumétrica y monetaria de las pérdidas por robo de combustibles en ductos, y la Coordinación de Asesores de la Dirección General de Pemex Logística proporcionó una nota simple en la que la Subdirección de Operaciones indicó que en 2016, no contó con información relacionada con el volumen de pérdidas de combustibles, ni de las pérdidas monetarias, derivadas de la detección de tomas clandestinas, aun cuando es el operador de la logística de petrolíferos, incluidos gasolinas y diésel”, indicó.

“La carencia de información sobre las pérdidas volumétricas y monetarias derivadas de la sustracción de combustible mediante las tomas clandestinas, así como de estrategias para obtenerla, se contrapone con la misión de Pemex Logística de prestar sus servicios “de manera rentable y sustentable, con altos estándares de (…) confiabilidad y seguridad” y con la acción relevante de “coadyuvar al combate del mercado ilícito de combustibles” establecidas en el Presupuesto de Egresos de la Federación para el ejercicio fiscal 2016, porque impide que la empresa conozca con exactitud la magnitud del problema y, en consecuencia, limitó su capacidad para solucionarlo, situación que pone en riesgo la prestación de servicios de logística de petrolíferos, de manera rentable y sustentable, con altos estándares de seguridad y confiabilidad”, agregó.

“Mediante el oficio núm. CA/COMAUD/AI/GAEPSPMF/EIF/73/2017 del 7 de junio de 2017, la Auditoría Interna de Petróleos Mexicanos proporcionó información sobre el volumen y costo estimado de las pérdidas de combustible en poliductos calculadas por la Gerencia de Gestión Técnica de Salvaguardia Estratégica adscrita a la Subdirección de Salvaguardia Estratégica de Pemex Corporativo; sin embargo, los datos recibidos no coinciden con lo declarado por el director general de Pemex Transformación Industrial, quien afirmó, en entrevista pública, que las pérdidas por el robo de combustible ascendieron aproximadamente a 30 mil millones de pesos y el volumen, a cerca de 26 mil barriles diarios. Asimismo, el titular de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) señaló que el quebranto para las finanzas públicas por el robo de combustibles ascendió a 20 mil millones de pesos anuales. La ASF calculó que el volumen señalado por el Director General de PTRI fue equivalente al 8.0 por ciento de la producción total de gasolinas, que fue de 325.3 miles de barriles diarios en ese año”, detalló.

“Asimismo, mediante el oficio núm. AI-SADC-GEIR-186/2017, del 22 de mayo de 2017, la Gerencia de Gestión Técnica de Salvaguardia Estratégica adscrita a la Subdirección de Salvaguardia Estratégica de Pemex Corporativo, señaló que no se dispone de sistemas de medición confiables en la totalidad de las instalaciones de almacenamiento y despacho, así como en los sistemas de distribución y en las instalaciones a lo largo de éstas (válvulas de seccionamiento, estaciones de bombeo, tanques de alivio, trampas de recepción, y envío de diablo), por lo que no fue posible determinar con precisión el volumen, ni el monto monetario perdido de combustibles en el proceso de logística de petrolíferos, ni la parte del proceso de transporte y almacenamiento donde se ubican dichas pérdidas”, puntualizó.

La Auditoría Superior de la Federación también “determinó que, en 2016, el Sistema SCADA no contribuyó a operar con mayor eficiencia y confiabilidad 47 sistemas de transporte de ducto de hidrocarburos, principalmente 30 poliductos que transportan petrolíferos, en particular gasolinas y diésel, a fin de coadyuvar al combate del mercado ilícito de combustibles, debido a que se presentaron incrementos en el número de tomas clandestinas”.

“Asimismo, la Gerencia de Medición, Calidad y Balances indicó que el sistema no identifica ni disminuye las tomas clandestinas que pueden presentarse en los sistemas de transporte por ducto, únicamente coadyuva con la identificación de los datos operativos de los sistemas de transporte, incluyendo bajas de presión, con lo que se disminuye el tiempo de atención de dichas bajas de presión, que pueden constituir, entre otras cosas, tomas clandestinas”, abundó.

“Por esta situación, se constató que Pemex Logística no contó con medidas para los registros de entradas y salidas de gasolinas y diésel, ni generó información clara, sencilla, precisa, confiable y actualizada”, apuntó.

Dictaminó que la carencia de sistemas de control de costos en materia de transporte, almacenamiento y comercialización de gasolinas, así como la falta de mecanismos para la contabilización del volumen y las pérdidas económicas provocadas por las tomas clandestinas, y para contar con información clara, confiable y actualizada sobre la optimización de la infraestructura y operación de Pemex Logística y de Pemex Transformación Industrial, limitan la capacidad de las empresas para tomar las decisiones adecuadas, y pueden poner en riesgo su contribución al abastecimiento de gasolinas y diésel que demanda la sociedad para la producción y transporte de bienes y de servicios, así como para satisfacer las necesidades de movilidad de la población en el país, y generar valor económico”.

“En opinión de la ASF, en 2016, año de transición de la Reforma Energética, Pemex Logística y Pemex Transformación Industrial contribuyeron en 100.0 por ciento al abastecimiento de gasolinas y diésel que demandó el país; sin embargo, vieron limitada su capacidad para generar valor económico y rentabilidad para el Estado, ya que no contaron con un sistema de control de costos para las actividades de transporte, almacenamiento y comercialización, que sirviera para dotarlos de información para eficientar los gastos y los recursos fiscales que se les otorgaron; la prestación de los servicios de transporte y almacenamiento de petrolíferos registró un déficit por siete mil 808 millones 951.8 mil pesos; y no contaron con información ni estrategias claras para reducir las pérdidas por tomas clandestinas, ni para adecuar y modernizar su infraestructura”, concluyó.

Aquí puede consultar el documento completo de la ASF:

transporte de gasolinas

 

Ni una más

Seguro te interesa esto.

Morena listo para afrontar proceso electoral: Flores Pacheco

En el arranque del proceso electoral estatal ordinario 2017-2018, se volvió a escuchar el desgastado discurso de los representantes

Leer Más…

Justifica Conagua delitos ambientales en Candelaria y Palizada por siembra de Palma Africana

Vicente Cárdenas Góngora, delegado de la Comisión Nacional de Agua (Conagua), alegó que no hay denuncias y, por lo

Leer Más…

Sigue Campeche como primer lugar nacional en casos nuevos de VIH: CDIJ

Antonio Maldonado Rodríguez, representante legal del Centro de Investigación y Desarrollo sobre Juventud A.C. (CDIJ) informó la Secretaría de

Leer Más…

Leave a reply:

Your email address will not be published.

Mobile Sliding Menu