Miroslava Breach Velducea

In Opinion
Ni una más

El asesinato de periodistas tiene un contrasentido: callar a la verdad y horadar en la conciencia de la sociedad/Asesinar periodistas es una censura, que aunque cuesta vidas, ya no somete a nadie.

Por Soledad Jarquín

Mujeres y Política/SemMéxico

México no es un país seguro. Perdimos la tranquilidad hace ya varios años. Todas las personas somos víctimas de una o de otra forma.

No es un país seguro para nadie, ni para los hombres, ni para mujeres. Menos si esos hombres o esas mujeres se dedican a informar, entonces el riesgo se multiplica.

Yo no conocí personalmente a Miroslava Breach Velducea, periodista radicada en la ciudad de Chihuahua, columnista, reportera y corresponsal del diario La Jornada. Ahora sabemos quién era. Ahora sabemos que la asesinaron al salir de su casa cuando iba junto con su hijo. Le dispararon a corta distancia y que murió de manera instantánea, según las crónicas. El gobernador de aquella entidad, Javier Corral, decretó tres días de luto en el Estado y ha prometido investigar y dar con los responsables de este hecho cobarde, para ello investigarán todo lo que ha escrito. Porque el crimen tiene que ver con la tarea que desarrolló: el periodismo.

El asesinato de Miroslava Breach Velducea, el cuarto cometido contra informadores en solo unos cuantos días – Cecilio Pineda, asesinado en Pungarabato, Guerrero; Cecilio Birto y Ricardo Monlui en Veracruz- confirman que esta es la actividad más peligrosa y que en México las cosas están podridas.

No conocí a Miroslava Breach Velducea, pero conozco a algunas de sus amigas. Sé de la indignación que corre entre el gremio periodístico del país e imagino el dolor que causa esta agresión cobarde a su familia, pienso en sus hijos, pienso en su madre, en el resto de su familia.

El asesinato de periodistas tiene un contrasentido: callar a la verdad y horadar en la conciencia de la sociedad; provocar miedo entre quienes saben cumplir con su deber, entre quienes han sido entrenados para transmitir hechos, investigar y revelar, entre quienes saben que así se hace el periodismo.

Insisto, no conocí a Miroslava Breach Velducea, como tampoco conocí a otras periodistas que a lo largo de la última década han sido abatidas por la violencia como Bárbara McClatchie Andrews, asesinada en Mérida; Anabel Flores, en Veracruz; Zahamira Esther Bautista Luna, en Tamaulipas, o Regina Martínez, también en Veracruz, cuyos nombres repito en ese recordatorio funesto que no debe ser costumbre en México.

Sus asesinos, intelectuales y materiales, sin duda se equivocan, no se calla la verdad asesinando periodistas, reza una de las frases más socorridas de los últimos años y es cierto, así no, de verdad que no.

Asesinar periodistas es una censura, que aunque cuesta vidas, ya no somete a nadie, ya no somete a este gremio pese a ser diverso y estar disperso, no. Lo que sí nos ha sometido, en todos estos años, es la impunidad, la falta de respuesta de las autoridades y la inexistente justicia para las víctimas.

¿Quién fue? Es la pregunta. Y la exigencia es de justicia. Los gobiernos no han dado respuesta. Dejan en vulnerabilidad a los y las profesionales del periodismo, pero, sobre todo a la sociedad, porque es a la sociedad a la que se le arrebata el derecho de estar informados. Y eso es lo que hacía Miroslava Breach Velducea, periodismo, análisis, cuestionaba e incomodaba al poder real y a los poderes fácticos.

Porque en México funcionan varios poderes, los que se eligen en las urnas y ganan, y que más tarde se convierten en reyes y príncipes; los que se forman y tienen poder porque son líderes de grupos numerosos y otros porque son caciques de horca y cuchillo igual que a principios del siglo XX. Hoy vivimos el “poder” de la delincuencia, del narco, que ha atravesado muchas más instituciones de las que podemos imaginar y no sólo las de seguridad pública y las de procuración de justicia. Gobiernos municipales, estatales y hasta el federal están podridos, los gusanos han perforado hasta las mejores manzanas.

Y lo peor que nos puede pasar como sociedad, se ha dicho incansablemente, es acostumbrarnos a esa violencia que cotidiana nos retrata esa sociedad que no queremos, pero somos esa sociedad que violenta y somos la sociedad violentada, amedrentada, secuestrada, paralizada por esos poderes fácticos que nos sorprenden cada día en cómo operan, en cómo se meten, en cómo corrompen y en cómo intentan comprar a las buenas conciencias, a las y los informadores que reflejan la realidad, que no se intimidan y que los incomoda.

Y lo sabemos, como lo sabe quien debería tener el sartén por el mango, quienes deben gobernar, no como reyezuelos alejados de sus pueblos, pero no pasa nada. Las cifras de la impunidad contravienen todo principio de justicia en México, la justicia es un anhelo y mientras no haya justicia, la delincuencia que asesina a sueldo para callar a una periodista, como sucedió con Miroslava Breach Velducea, seguirá actuando. Entonces sí, los gobiernos deben responder con justicia. Eso es lo que queremos en México, todas las familias seguimos esperando respuestas. Hoy la pedimos para Miroslava Breach Velducea, porque si no, seguiremos diciendo que #FueElGobierno.

 

Ni una más

Seguro te interesa esto.

Con Morena, detonará potencial cultural y turístico del Mundo Maya: AMLO

El dirigente nacional de Morena, Andrés Manuel López Obrador, señala desde Ek Balam, que se va a fomentar el

Leer Más…

Se agrava crisis humanitaria en la frontera México-Guatemala

El diputado por Candelaria, Jaime Muñoz, asegura que hay aún 10 mujeres embarazadas entre los desplazados guatemaltecos asentados en

Leer Más…

Que Segob explique uso de “bots” para moldear opinión nacional

La senadora por Morena, Ana Gabriela Guevara, presenta punto de acuerdo en la Comisión Permanente del Congreso de la

Leer Más…

Leave a reply:

Your email address will not be published.

Mobile Sliding Menu