Atender llamado de CNDH, antes que daño sea irreparable

In Opinion
Ni una más

Autoridades de Campeche deben apostar a favor de la biodiversidad y desechar los proyectos de explotación al medio ambiente, como los de la siembra masiva de la palma africana y la soya genéticamente modificada.

Por Ronny Aguilar

Autoridades del estado de Campeche deben atender el llamado de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) en materia de derechos ambientales, antes de que el daño sea irreparable.

El derecho a un medio ambiente sano, al agua, la salud y la vida se deben privilegiar sobre la explotación ambiental, que representan los proyectos de palma africana y soya genéticamente modificada.

La CNDH emitió un comunicado de prensa, en el que afirma que “Cambios descontrolados en uso de suelo y sobreexplotación de recursos naturales generan pérdida de ecosistemas y biodiversidad, y urgió a su protección efectiva con perspectiva de derechos humanos”.

En el marco día Internacional de la Diversidad Biológica, la CNDH subraya que “los cambios descontrolados en el uso de suelo y la sobreexplotación de recursos naturales en las últimas décadas han generado la pérdida sustancial de ecosistemas y su biodiversidad de manera irreversible, en la mayoría de los casos, lo cual agrava los efectos de los fenómenos naturales sobre el bienestar de la población y provoca altos costos sociales y económicos”.

Esto precisamente es lo que esta aconteciendo en el estado con los proyectos agroindustriales que impulsa el gobierno de Campeche, de la mano de Alejandro Moreno Cárdenas y Armando Toledo Jamit, secretario de Desarrollo Rural.

En los últimos años, la producción agropecuaria se ha centrado en dos cultivos que son el eje del desarrollo rural del estado, o así lo han querido vender, la palma africana aceitera y la soya transgénica, además del tradicional maíz.

Ambos cultivos han demostrado ser altamente contaminantes y generan daños irreversibles al medio ambiente, no solo por las decenas de miles de hectáreas que han sido devastadas, sino además, por la contaminación de los ríos, cuencas, lagunas y cuerpos naturales de agua, bajo la protección de las autoridades estatales.

Justamente es en ese sentido que la CNDH advierte la violación a derechos fundamentales, los cuales no se están garantizando en la entidad.

“Se hace evidente la interconexión entre la protección de la biodiversidad y el goce y disfrute de diversos derechos humanos, como a un medio ambiente sano, al agua, a la alimentación, a la vivienda, a la salud y a la vida, entre otros, por lo cual el Estado mexicano tiene la obligación de adoptar marcos jurídicos e institucionales que brinden una protección efectiva de la biodiversidad, bajo una perspectiva de derechos humanos, que debe ser uno de los principales ejes rectores para el desarrollo del país y del bienestar social”.

En este sentido, la CNDH “estima necesario resaltar la urgente necesidad de adoptar medidas de toda índole –incluidas políticas públicas y campañas de sensibilización— encaminadas a detener y revertir la pérdida de la biodiversidad”.

Y destaca que “de acuerdo con la norma mexicana de especies en riesgo, existen 475 en peligro de extinción y 896 están amenazadas, tales como el jaguar, la vaquita marina, el águila real, el lobo gris mexicano, el quetzal, las tortugas laud, carey, caguama, lora, verde y golfina, por mencionar algunas. Sin embargo, resulta importante destacar que existen muchas otras especies de hongos, plantas y organismos invertebrados igualmente en riesgo, cuya protección y preservación es imprescindible para el funcionamiento adecuado de los ecosistemas y los servicios ambientales que nos brindan”.

A esto hay que sumarle especies en riesgo, como el manatí, el mono araña y el pecarí de labios blancos, que sumados a varios de los mencionados por la Comisión Nacional, están ubicados en la zona sur del Estado, justo en el área donde se está imponiendo la siembra, paulatinamente, de 120 mil hectáreas de palma africana, con las repercusiones ambientales que esto genera al suelo y los ríos.

Es lamentable que el gobierno del estado esté imponiendo cultivos como detonadores de desarrollo en zonas rurales del sur, cuando se ha comprobado en otros países de Centroamérica y Africa, que son desastrosos para los recursos ecosistémicos, por lo que es necesario que se atienda este llamado de la CNDH, antes de avanzar en proyectos exóticos para los productores campechanos, pero que benefician económicamente a los funcionarios.

“La diversidad biológica representa nuestra fuente primaria de alimentación, de captación del agua y de captura del bióxido de carbono, además de ser la base de la producción del oxígeno vital para nuestra existencia, y que, a su vez, atenúa los efectos del cambio climático, entre muchos otros impactos benéficos”, puntualizó la CNDH.

 

Ni una más

Seguro te interesa esto.

La grave situación financiera del Ayuntamiento de Campeche con el SAT

Por: Ronny Aguilar CAMPECHE, Cam., a 11 de octubre del 2018.- El Sistema de Administración Tributaria (SAT) congeló las

Leer Más…

Piden a AMC y a la Seduc cancelación de evaluación docente y reinstalación de maestros cesados

Por: Ronny Aguilar CAMPECHE, Cam., a 11 de octubre de 2018.- La diputada de Morena, Sofía Taje Rosales, propuso

Leer Más…

Propone PAN más presupuesto para salud y que comparezca secretario de salud por malos manejos

Por: Ronny Aguilar   CAMPECHE, Cam., a 11 de octubre de 2018.- El diputado del PAN, José Inurreta Borges,

Leer Más…

Leave a reply:

Your email address will not be published.

Mobile Sliding Menu